Carrera de orientación

Alguien que te dejó una huella importante

Seguro que cuando recuerdas tu etapa en el colegio o en el instituto te viene a la mente algún maestro, alguna profesora, alguien que te dejó una huella importante.

¿Inés, la profesora de matemáticas, o, tal vez, Ángel, que os habló de Nietzsche, o Conchi y sus clases sobre los guisantes de Mendel?

Tal vez esa huella se quedó en ti porque la materia que impartía te gustaba mucho.
Pero lo más seguro es que influyera también el hecho de que esa persona, esa persona en particular, disfrutaba haciendo lo que hacía. Esa persona tenía vocación docente.

El 10 de febrero de 2024, muchas de las familias de Encuentro nos fuimos a Ronda, para participar en una Prueba de Orientación. Y lo hicimos contra avisos de lluvias torrenciales y carreteras atascadas, porque nos movía el entusiasmo que nos contagió Miguel Ángel, nuestro profesor de Educación Física.

A la vuelta, Miguel Ángel nos envió este correo. Lo comparto contigo, porque creo que sus palabras son todo un ejemplo de esa verdadera vocación docente que debería sustentar cualquier práctica educativa:

Buenos días familias,

os escribo este mensaje para agradeceros enormemente vuestra asistencia y colaboración en la pasada jornada del sábado en Ronda. Tras las fotos grupales, donde tuve que contener las lágrimas de emoción, me hubiera gustado dedicaros unas palabras de agradecimiento, pero la lluvia y el hambre hicieron que viera mejor opción hacerlo de esta manera, y así pudierais salir lo antes posible.

Y es que, si tenía otro sueño comparable y consecuente al que pude cumplir aquí hace poquito, el de ser profesor de Educación Física, era este: realizar una jornada como esta, haciendo conocer a mi alumnado y sus familias lo que es el deporte de orientación, tal y como lo hicieron conmigo cuando estaba en primaria. Y gracias a vosotros/as lo pude cumplir.

El otro día en Ronda, me gustaría haberos presentado a Don Javier, el maravilloso maestro que me metió en este mundillo, como os he dicho, cuando estaba en primaria, pero se tuvo que ir pronto y no me dio tiempo a hacerlo. Él, ya jubilado de hace muchos años, sigue asistiendo a las competiciones y siempre que lo veo pienso lo mismo: ojalá yo pueda seguir viendo, como él me ve a mí, a mis alumnos y alumnas en un futuro, a lo largo de los años, y ver cómo crecen y alcanzan sus objetivos, gracias a este deporte, que además es tan sano y que transmite una cantidad de valores y aptitudes increíbles.

Yo sé que esto es algo muy difícil y que, de todo el alumnado que termine pasando por mis clases, será un mínimo porcentaje el que termine siendo así, pero para ello, lo primero es empezar por asistir, y vosotros/as lo habéis hecho posible.

Así que, una vez más, GRACIAS.

En Encuentro, sentimos orgullo de contar con Miguel Ángel y con todo nuestro equipo docente, porque nos mueve el mismo compromiso y la misma entrega con nuestra tarea educativa.

Quizás esto te interese:

¿De qué sirve una buena flecha sin el arco adecuado?


Si quieres saber más sobre nuestro proyecto educativo:

Puedes contactarnos por teléfono: 958 692 026.
De lunes a viernes, de 8:30 a 16:30 horas.
O por email: hablamos@encuentroeducacion.es

Y si aún no recibes nuestra newsletter gratuita sobre educación y adolescencia, aquí tienes una buena ocasión para apuntarte.

Déjanos tu comentario